domingo, 18 de diciembre de 2016

Jacobo Geiler, cervecero en Deusto



En esta nueva entrada en el Blog quiero rescatar del olvido cervecero bilbaíno a Jacobo Geiler. Apenas sabemos algo de su vida, ni de su origen, posiblemente alemán, aunque parece que se estableció en el último cuarto del siglo XIX en la antigua Anteiglesia de Deusto, posteriormente anexionada al municipio de Bilbao en 1925.


Deusto surge en la alta Edad Media de forma paralela al establecimiento de diversas aldeas organizadas en torno al siglo X en toda Bizkaia. En aquella época, Deusto se constituye en un poblamiento estable y de escasa población. Su fisonomía urbana estaba configurada por una serie de viviendas diseminadas pero circundando a una pequeña iglesia. Donde sus tierras bajas eran bañadas por el río Ibaizabal o Nervión y se asentaba sobre una antigua laguna o silvestre juncal que una vez encauzados, los cursos del río y arroyos se convirtió en la fértil vega de Deusto.


El entorno de la Iglesia de San Pedro de Deusto en 1874


Históricamente, la Anteiglesia de Deusto se encontraba dividida en dos núcleos poblaciones distintos, incluso en el carácter dispar de sus gentes, uno en la vega de la ría y el otro ocupando las tierras altas. Así describía el historiador Delmas el barrio de la Ribera u Olabeaga: “Fundado a lo largo del muelle tiene por la forma, aseo de sus edificios y ocupación de sus habitantes, la apariencia de los de algunas ciudades holandesas, a los cuales se semeja más todavía, porque casi todos los vecinos hablan o entienden diferentes idiomas, a causa del continuo trato con las tripulaciones de los muchos buques extranjeros que constantemente hay fondeados a su frente. Este barrio estaba formado por una hilera de casas, con almacenes de efectos para los buques, tiendas de comestibles, de telas y otros artículos, en las que habitaba un vecindario ocupado en preparar velas, estopa para la jarcia, pipas para la aguada, remos y otros enseres para la marinería; en la carga y descarga de las mercaderías de las naves; en su transporte por medio de pinazas y de gabarras a Bilbao o a sus bordos, y en el arte de carpintería de ribera, de calafatería y de ferrería. De su seno salen también excelentes contramaestres, pilotos, marineros y gente dispuesta a todas las faenas del mar”[i].



Ribera de Deusto, hacia 1867
El entorno de la Iglesia de San Pedro, en donde se asienta Geiler a partir de 1895
Foto del entorno de la Iglesia de San Pedro, posterior a 1905, donde está marcada la fábrica y casa de Jacobo Geiler

En la segunda mitad del s. XIX se conoce la existencia de varias fábricas de cerveza en esta zona baja de Deusto, concretamente en el entorno del actual puente de Deusto. En 1853 la “Fábrica de Cerveza Santa María Egipciaca”, establecida en el término conocido como “La Cervecería”, en el barrio de La Botica, estando operativa hasta 1878 en que se disuelve. Y la empresa “Lizarraga y Compañía”, ubicada desde 1881 y hasta 1883 en la Campa de la Cervecería en Deusto, que fue galardonada por sus cervezas con la medalla de bronce en el apartado de productos alimenticios en la Exposición Provincial de Vizcaya, celebrada en Bilbao en 1882.



Es en este entorno próximo a la ría del Nervión en el que vería desarrollar Jacobo Geiler su actividad profesional como cervecero. Posiblemente y antes de establecerse por su cuenta trabajó en alguna de dichas fábricas, y en 1885 arrienda a Tiburcio de Acha Bidea un terreno y un edificio con maquinaria, sitos en el barrio de La Botica, para elaborar cerveza. En 1895 solicita autorización para construir una caseta en la campa de la Cervecería, con objeto de establecer un puesto de venta de refrescos.



Su actividad en ese edificio del barrio de La Botica cesa en torno a 1895, en que solicita autorización para construir un sótano en la parte zaguera de su casa situada en el barrio de Luzarra, con objeto de dedicarse a la elaboración de cerveza. Esta casa esta situada no ya en la zona de la ribera de la ria, si no que estaba ubicada próxima a la Iglesia de San Pedro de Deusto, justamente en su parte lateral y junto a la torre. Esta zona era en esos años foco de numerosas romerías y concentraciones de la población, ya que además del ayuntamiento y de las escuelas había un frontón y un quiosco de música.


La plaza de San Pedro de Deusto, en la que estaba su antigua casa consistorial
Anuncio de 1896



Anuncio de 1895


Anuncio de 1897


Página del Anuario Riera, 1903
Página del Anuario Riera, 1904



En 1905 Jacobo Geiler solicita autorización para efectuar reformas en la cervecería y casa habitación que posee en la carretera de Plencia, en el barrio de Luzarra, consistentes en ampliar la planta baja y elevar tres pisos el inmueble. Y se da la curiosa circunstancia que el edificio sigue aún en pie, tal y como atestiguan las fotografías que adjunto, en la actual calle Ramón y Cajal.

Plano del edificio proyectado como Cerveceria y casa-vivienda. 1905. Arquitecto Javier de Luque. Archivo Foral de Bizkaia

 
Detalle del plano. 1905. Archivo Foral de Bizkaia

Aspecto actual del edifico que Jacobo Geiler mandó edificar en 1905


Ubicación actual del edificio de la Fábrica de cerveza y vivienda de Jacabo Geiler


Jacobo Geiler fallece entre 1911 y 1912 y le sucederá en la gestión de su fábrica de cerveza su viuda, pero por poco tiempo, ya que en 1916 traspasa la fábrica, que a partir de entonces sólo produciría limonada.
 

Con la desaparición de la fábrica de Geiler en Deusto se terminaría la tradición de elaborar cerveza en dicho actual barrio, que desde el siglo XVIII se constata en la zona de la Ribera, concretamente en el término que por dicha razón se denominaría de "La Cervecería", como ya he comentado anteriormente. Con el correr de los años y en las proximidades se establecería una popular cervecera en la calle Botica Vieja.... pero esa es otra historia.





[i] DELMAS, Juan Eustaquio. “Guía Histórico-descriptiva del viajero en el Señorío de Vizcaya”.1864. pp.: 403-404


domingo, 1 de mayo de 2016

Fábrica de Cervezas "La Salve"(8) : Márketing cervecero

En anteriores entradas sobre la Fábrica de cervezas "La Salve" apenas he mencionado el márketing cervecero de la empresa, que lo tuvo, aunque no tanto como su competidora local, "La Cervecera del Norte". Esta nueva entrada en el blog pretende rescatar elementos de márketing que "La Salve" utilizó para dar a conocer y publicitar sus productos.

En cuanto a la cristalería sólo he documentado una pieza, lo cual no quiere decir que no existieran más. Es un vaso alto, de forma curvada en su base. Serigrafiado en blanco con el motivo de una de sus cervezas, con el eslogan : "¡Beba siempre! Especial Export Beer, La Salve, Bilbao" con el diseño de la herradura. La podemos datar en los años 50.


En cuanto a abrebotellas, solamente he encontrado uno, que dice ""Beba Cervezas La Salve, Bilbao", y puedo datarlo en los años 60. Posiblemente puedan aparecer otros más antiguos, que seguramente existieron.

También utilizó como reclamo publicitario cajetillas de cerillas, de las que al menos conocemos dos modelos diferentes, de los años 50 aproximadamente ambas.







En cuanto a la publicidad, en una entrada anterior del blog ya he aportado ciertos ejemplos, pero alguno más he localizado en este tiempo.

 
Anuncio de 1937

 
Anuncio de 1965
Anuncio de 1966

La cartelería ha sido utilizada fecuentemente por las empresas cerveceras, pero en Bilbao existen pocos ejemplos conocidos. En el caso de "la Salve" sólo tengo constancia documental de uno, datado en 1961, y que anunciaba la cerveza de barril.

 
Cartel con DL 1961


Y hablando de cervezas de barril, el unico barril conocido de "La Salve" es el que aparece bajo estas líneas.

También los camiones de la empresa fueron soporte publicitario.


Hasta aquí puedo aportar los elementos localizados hasta ahora del marketing de la fábrica de cervezas "La Salve". Si alguien tiene más o conoce de su existencia, por favor, háganmelos llegar. Entre todos reconstruiremos el pasado y la memoria cervecera de Bilbao.

jueves, 31 de marzo de 2016

COMBALÍA S.A. : Empresa de fabricación de tapones corona y su vinculación con las empresas cerveceras bilbainas



Esta nueva entrada en el Blog pretende acercarnos a una de las empresas que fabricaron y siguen fabricando tapones corona a varias de las empresas cerveceras bilbaínas. Y tengo que agradecer a Josep Planas Combalía su inestimable aportación documental y personal sobre la empresa que fundara su abuelo.

Todos sabemos que el tapón corona es el que cierra las botellas de vidrio de cerveza o de refrescos y que sólo se saca con un abrebotella y un gesto de muñeca. Popularmente, los tapones corona son las chapas, en Bilbao conocidas por el nombre de “Iturris”, como ya he comentado en una entrada anterior en mi blog. Y no debe haber muchos productos que, más de cien años después de su creación, sigan utilizándose en todo el mundo de forma masiva y con apenas modificaciones de su diseño original. El tapón corona lo inventó el irlandés William Painter en Estados Unidos en 1892, y sus características están definidas muy estrictamente por el Deutsches Institut für Normung (Instituto Alemán de Normalización); tiene la norma DIN 6099: 21 pliegues y unas medidas estudiadas al milímetro.




La empresa Combalía S.A. actualmente es líder mundial en la fabricación de tapones corona. Su fundador fue José Combalía Guasch (Barcelona 23/11/1885-Barcelona 16/04/1985) que en 1923 puso en marcha en Barcelona la que entonces fue la segunda empresa que fabricaba tapones corona en España. Su nieto, Josep Mª. Planas Combalía, amablemente se ha puesto en contacto conmigo y me ha aportado unos muy interesantes datos e imágenes de la vinculación de su empresa con Bilbao y su industria cervecera. Me comenta que llegaron a ser hasta veinte competidores en el país, de los que ya sólo quedan dos. “Somos el fabricante de tapones corona más antiguo de Europa, quién sabe si del mundo”, dice Planas. Y para colmo… también fabrican los actuales “iturris” de la recién renacida marca de cerveza bilbaína “La Salve”.

Actualmente en el mundo debe haber unos treinta fabricantes de tapones corona. “Y casi todos son empresas familiares, por una razón: este es un producto de muy poco margen y mucha dedicación, y por eso las multinacionales lo han dejado de lado”. Por eso, explica Planas, la empresa que se lo inventó, Crown Cork, sigue fabricando envases, pero ya dejó de hacer tapones corona. “Nosotros seguimos, porque estamos más enfocados en la supervivencia de la empresa que en el enriquecimiento de la familia. Si ahora montaras un negocio de cero, nunca harías una fábrica de tapones corona. Pero nosotros hemos reinvertido todo, priorizamos el servicio y la calidad”. Y asegura que tener una estructura familiar sencilla, “nos permite atender a los clientes bien y rápido”. José María Planas es el principal accionista de la empresa, en la que también tienen acciones sus hermanos y sus hijos.

Pero esta historia se remonta a principios del siglo pasado. Los hermanos Emili y Josep Combalía trabajaban en unas oficinas hasta que decidieron emanciparse: el primero abrió una agencia de aduanas (que ha mantenido el apellido hasta hace apenas unos años), el segundo empezó en 1918 a fabricar utensilios de menaje de acero esmaltado. Fabricando ollas y orinales andaba Josep Combalía cuando vio que los industriales del corcho de Girona traían de Estados Unidos máquinas de segunda mano para hacer tapones, y decidió entrar en el negocio hacia 1923.

Josep Combalía Guasch inicia la fabricación de tapones corona en 1930 con maquinaria usada procedente de Estados Unidos y traída a nuestro país por Josep Torras i Jonama (Palafrugell 26/12/1857-Niza 15/12/1946). Cuentan que no se dedicaba lo suficiente a la nueva empresa, por lo que decidió confiarla a su joven yerno, Alfonso Planas de Luna (Barcelona 04/03/1911-26/02/1974), que la sanea y amplía aportando capital y gestionándolo hasta 1974 en que continúa uno de sus hijos, Josep Mª. Planas Combalía (casado en Bilbao con una bilbaina, ¡ahí es nada!) hasta su jubilación el 20/02/2013.  Le sucede la 4ª generación, su hijo J.Mª. Planas Rodriguez.



Josep Planas Combalía (derecha) y su hijo Josep Mª Planas Rodríguez (izquierda)

La fabricación inicial en la calle Travesera de Gracia 274 de Barcelona se amplia y traslada en setiembre de 1968 a una nueva planta en el Polígono Industrial del Besós  (Barcelona) y en 2002 nuevamente se traslada, amplia y moderniza a 60 km de Barcelona en el Polígono Industrial Skol de Sant Feliu de Buixalleu (Girona), con una capacidad de fabricación cercana a los 20 millones de tapones diarios. Esta nueva fabrica se halla certificada con las normas ISO y FSSC 22000 (incluye ISO 22000, PAS 223:2011 y FSSC 22000) de máxima garantía de calidad, exigencia alimentaria y de todo el proceso industrial.

En la planta de Combalía en Sant Feliu de Buixalleu trabajan 40 personas que fabrican cada día 20 millones de chapas, eso es, 6.000 millones de tapones corona al año. Sus clientes son principalmente multinacionales, grandes compañías de refrescos, aguas y cervezas. Y también son suyos los tapones que utiliza el cava durante el proceso de elaboración. Combalía factura alrededor de 18 millones de euros, y el 40% va a exportación, principalmente a Europa y África.

En algo más de quince años, las ventas de la empresa en volumen se han triplicado. El cierre de muchos competidores les ha beneficiado. “A mediados de los noventa tomamos una decisión familiar: ¿apostamos por la empresa, o vendemos y a otra cosa? Y decidimos que nosotros creemos en esto”. Confía que “mientras se utilicen botellas de vidrio -y están en auge, por temas medioambientales-, habrá tapón corona. Es el cierre más optimizado que hay en el mercado, ninguno lo ha podido superar” afirma contundente Josep Planas.

Para más información sobre la empresa véase: José Combalía S.A

Una vez contextualizada la empresa José Combalía, hay que precisar que casi desde el principio de su fundación hay relaciones comerciales con las empresas bilbaínas y en general vascas de bebidas gaseosas y de cervezas. Desgraciadamente el archivo histórico de la empresa ha desaparecido y tal y como me comentó Josep Planas en el primer traslado de sus instalaciones en el año 1968 se destruyó, sin saber la razón, la correspondencia de clientes anterior a 1960… solo se guardaron las facturas de proveedores (La Basconia, Altos Hornos de Vizcaya…). Aparte de esas facturas de proveedores conservan muestras físicas de tapones antiguos, de diversas gaseosas del País Vasco y de la Cervecera del Norte. Dado el carácter histórico y testimonial me las ha hecho llegar para su conocimiento y difusión. Muchas de las planchas de hojalata se realizaban en los talleres de La Basconia y posteriormente se litografiaban en otras empresas, como la factura que adjuntamos, en la que aparece un encargo para las Cervezas La Salve de Bilbao, aunque de esta empresa no conservan muestras..












 
Tapón corona cervezas La Salve años 40. Josep Combalía

Nueva cerveza La Salve. 2015. José Combalía