domingo, 1 de abril de 2012

La “Vizcaína” S.A. Fábrica de cervezas, hielo y bebidas gaseosas (1)



La “Vizcaína” S.A. Fábrica de cervezas, hielo y bebidas gaseosas fue fundada el 16 de diciembre de 1912 como continuación de "Gaseosa Bilbaina", creada en 1907, y con la cooperación de un núcleo de comerciantes de “coloniales” de la villa de Bilbao, en concreto más de doscientos dueños de cafés, restaurantes y establecimientos de bebidas. Gerardo Arana y Villar, que fuera durante años presidente del gremio de taberneros y concejal de Bilbao, como Presidente, Estanislao Atucha Gorostizabal y Javier Irastorza Elúa componían en ese momento el Consejo de Administración de la Sociedad “Gaseosa Bilbaína". El nuevo Consejo de Administración estaría compuesto por los dos primeros, a los que les acompañaron Cesáreo Minayo y Eleuterio Marín, siendo consejeros suplentes Cipriano Egaña, Emeterio Amorrortu y Martín Larrea, siendo nombrado Director Gerente Javier Irastorza y maestro cervecero Martín de Mocoroa y Otaegui, que fuera profesor de la escuela de cervecería de Nancy, siendo posteriormente sustituido por un técnico cervecero de apellido Mondragón. Según los Estatutos de la nueva sociedad ésta tenía por objeto el explotar el negocio de la fabricación y venta de cervezas, hielo y gaseosas, así como de la explotación de cualquiera otra industria o negocio que se relacionara con la fábrica de cerveza y sus productos, así como algunas faenas agrícolas y pecuarias.

El primer presidente del Consejo de Administración de "La Vizcaína"
1912-3-23 El Liberal

1912-6-18 El Liberal


Pimer sello de la empresa conocido.1913. Archivo Foral de Bizkaia

El capital de su fundación ascendía a 350.000 pesetas, representado en tres mil quinientas acciones nominativas de cien pesetas cada una. Sesenta de esas acciones se adjudicaron a las personas que, a juicio del Consejo de Administración, se hubieran hecho acreedoras por los servicios prestados en la constitución de la sociedad. Cien más fueron reservadas para el canje de las cuatrocientas acciones primitivas de la “Sociedad Gaseosas Bilbaína”, cuyo valor era de veinticinco pesetas cada una de ellas. Ambos tipos de acciones no se podrían transferir sin la autorización de la Sociedad, teniendo derecho preferente de compra sobre las mismas al mismo precio. En 1918 se amplió el capital hasta las 500.000 pesetas, con dos mil acciones de un valor nominal de doscientas cincuenta pesetas cada una de ellas. En 1926 se ampliaría de nuevo el capital, esta vez alcanzando el millón de pesetas, con dos mil acciones de 500 pesetas cada una. En años sucesivos el capital social se fue ampliando, llegando a ser de 14 millones, dividido en 28.000 acciones de 500 pesetas en 1969, fecha de la disolución de la empresa.

Planos del proyecto de construcción de la fábrica, año 1912





La fábrica en construcción, 1913
Información en prensa, marzo de 1917

Nota en prensa, julio 1922




En marzo de 1917 era Presidente Armando Otrero.  En 1924 era Presidente del Consejo de Administración Tomás Linaza, que fuera propietario del Restaurante Linaza, en la calle Colón de Larreátegui nº 24,  y en 1932 Jerónimo Montorio, también dueño del conocido café Amaya.  Entre 1917 y hasta 1934 fue Director-gerente Francisco Aguiriano Garaigordobil.  


Foto de la plantilla de “La Vizcaína”, en torno a 1933 en la terraza de las instalaciones. Entre otros, Francisco Aguiriano Garaigordobil (sentado, 5º por la izq.)(director-gerente), Ángel Santos Crespo (de rodillas,), Luís Cordón Alejandre (última fila, último a la derecha), Argentino y Francisco Aguiriano Alejandre, Hermógenes Amorrortu…
(fotografía cedida por la familia Santos Crespo)


En 1934, otra cervecera que operaba en Bilbao, “La Cervecera del Norte”, se fusiona con “La Vizcaína” quedándose la primera con el negocio y explotación de ambas. El primer Director de la misma fue José de Gandariasbietia Zalbidea, y el administrador siguió siendo Baltasar de Amézaga y Lezama. La fusión se hizo mediante el sistema de canje de acciones, ofreciendo a los accionistas de La Vizcaína 3 acciones correspondientes de La Cervecera del Norte por cada 4 que poseyeran. Aunque en las dos se continuó elaborando cerveza, la última dedicó su producción casi íntegramente a la elaboración de ésta, mientras que la primera se especializó en gaseosas y bebidas refrescantes. En 1946 se hizo cargo de la Dirección General Ignacio de Gandariasbeitia Agirreche y de la administración Salvador (Gaizka) de Gandariasbeitia. En 1969 la sociedad se disolvió y se integró totalmente en “La Cervecera del Norte”.


Anuncio de fusión, enero de 1934

José Gandariasbeitia Zalbidea (Director a partir de 1934) y Baltasar de Amézaga (administrador).
Imagen cedida por la familia Gandariasbeitia Zubizarreta

Personal de la empresa en  torno a 1955; de pie, de izq. a dcha.: Imanol Gandariasbeitia (director técnico), Magdaleno Ríos y Aurelio García (administrativos), Ignacio Gandariasbeitia (director general), Luís Menoyo (párroco de Rekalde), Hermógenes Amorrortu y Ángel Santos Crespo (socios fundadores), Gaizka Gandariasbeitia  (administrador); agachados: Gregorio Delgado (mecánico), Santi Picaza y Luken Urcullu (administrativos), Juan C. Zabala y un  joven monaguillo.

Firma de Salvador (Gaizka) de Gandariasbeitia, administrador, años 50-60

La fábrica estuvo situada en el barrio de Rekalde, en el lugar conocido como Iturrigorri, cerca de la fuente del mismo nombre de la que manaba un agua que destacaba por su color bermejo, debido a la gran concentración ferrosa del manantial. Sin embargo, no era del agua de esa fuente del que se surtía dicha empresa para la  elaboración de sus productos, ya que existían otros manantiales en dicho paraje, que recibían agua de los arroyos Elekorta y Lejardi. Y fue sobre estos manantiales de agua potable no ferruginosa donde se levantó la fábrica. 

Instalaciones

El edificio fabril fue proyectado y realizado entre 1912 y 1914 por el maestro de obras José Bilbao Lopategui y posteriormente fue ampliado y modificado en varias ocasiones. El coste total de las obras ascendió a 500.000 pesetas, siendo construido totalmente en hormigón armado. La inauguración oficial de las instalaciones tuvo lugar el 29 de mayo de 1914, celebrando posteriormente un banquete al que asistieron unos 150 invitados.

La empresa, al dedicarse a la fabricación y venta de cervezas, hielo y bebidas gaseosas necesitaba de diferentes espacios diferenciados. Además, sus instalaciones contaban con cámaras frigoríficas que se destinaban a la conservación de productos alimenticios, especialmente carne fresca y congelada, huevos con cáscara, bacalao, frutas, caza, etc. Hubo comerciantes de Bilbao que alquilaban las cámaras para conservar sus productos. Las primeras instalaciones ya tuvieron que ser ampliadas en 1922, construyéndose en esas fechas dos nuevas bodegas con aljibes esmaltados en acero y un nuevo pabellón para la fabricación de treinta mil botellas diarias de limonada ; además se instaló una nueva cámara frigorífica. La fábrica disponía de un bar-ambigú a la entrada, que fue regentado por Gervasio Elordui. Había también un coqueto jardín que, como la terraza, se abría los domingos y fiestas al público, en el que se congregaba la clientela bilbaína dispuesta a degustar sus afamadas bebidas. El complejo de la fábrica se dividía en varias zonas:



Cartel cerámico que presidía la entrada a las oficinas

Acceso a las oficinas poco antes de su demolición, 1975 

1. Zona destinada al lavado de barriles y al embreado; zona de almacén de cajas y botellas.
2. Edificio principal. La planta baja estaba destinada a la Dirección y a la administración. Es de destacar en esta parte del edificio el acceso a las oficinas, cuya entrada estaba presidido por un mural cerámico con el distintivo de la marca, una mujer vestida con el traje regional de Vizcaya, llevando en sus manos unas jarras de cerveza. Dicha cerámica fue realizada por M. Amann, basada en un dibujo realizado por K-Toño Frade Santos, siendo la modelo femenina Raquel Santos. Los pisos 1º y 2º eran las viviendas del administrador y del jefe de fábrica. La planta superior era el almacén de cebada.
3. Maltería y fabricación de la cerveza. La maquinaria fue realizada en los talleres de M. Otto Wehrle, en Emmdingen, Alemania. Se podían fabricar unos 300 hectolitros diarios.
4. Fabricación de la limonada Iturri gorri, sifón, refrescos

Sala de cocción, 1913
Sala de bebidas gaseosas, 1913
 Maquinaria de la fábrica, 1913

Sello de la empresa, años 30
Las instalaciones en torno a 1935

Las instalaciones estuvieron operativas hasta comienzos de los años 60, en que pasaron a las de “La Cervecera del Norte”, en el barrio de Basurto. Durante más de dos década la fábrica de Iturrigorri languideció cerrada hasta su demolición en loa ños 80 ; con ella se fue una parte de la historia y del patrimonio industrial de Vizcaya. 

Lavadora de botellas, en torno a 1955                                     Bendición nueva embotelladora, 1955
Bendición nueva maquinaria, en toro a 1955

La fábrica en torno a 1948

La fábrica en torno a los años 60, cerrada y rodeada de edificios de viviendas
Imágenes de las inundaciones de 1983, en las instalaciones ya cerradas


Imágenes de la demolición de la fábrica


 


Diferentes modelos de membretes de correpondencia de la empresa

Logotipo de la empresa, años 30-40
(fotografía cedida por la familia Santos Crespo)

Logotipo de la empresa, años 50
(fotografía cedida por la familia Santos Crespo)

Firmas de los trabajadores de "La Vizcaína" en 1967, dos años antes se su disolución, con motivo de los cincuenta años de ingreso en la empresa de uno de sus empleados, Luis Cordón Alejandre. Entre las firmas caben destacar las de Salvador de Gandariasbeitia (admnistrador), Angel Santos Crespo, Aurelio García, Magdaleno Ríos, Santi Picaza, Luken Urcullu...
(fotografía cedida por la familia Cordón Santos)

5 comentarios:

  1. Muy buen trabajo de datos y gráfico. En Bizkaia hay mucho patrimonio industrial que se ha perdido por desidia y mucha documentación extraviada o destruida que hoy serian básicas en nuestra memoria histórica reciente.
    Un saludo y gracias.

    Gorka7801

    ResponderEliminar
  2. Excelente información e imágenes. Quisiera expresar una discrepancia sobre la denominación de la empresa, que aparece como "La Vizcaína", cuando en los logotipos propios de los primeros tiempos se autodenomina "La Vizcaina" , sin tilde. Sólamente en una de las imágenes de los años 50 (quizá purismo academicista) aparece con tilde. Las informaciones periodísticas sí incluyen en general la tilde, menos las más antiguas. Dado que los nombres comerciales no están sujetos a la normativa académica, creo que debería corregirse la información, salvo que en la documentación fundacional apareciese así.
    Con la Sociedad Bilbaina ocurre el mismo fenómeno en las informaciones no propias de la entidad, con la prostitución de su nombre en aras del diccionario.
    Ya que no podemos forzar un cambio en lo que muchos creemos un error de la Academia de la Lengua, al menos debemos hacer respetar la escritura que los nuestros trisílabos ancestros decidieron dar a sus creaciones.
    Un saludo afectuoso.
    Joan d¨Abilauzac

    ResponderEliminar
  3. Quiereo decir gracias por las informaciones y las fotos. Mi abuelo trabajo por "La Vizcaina".
    Nekane - Bruselas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nekane. Si tuvieras alguna otra información o documentación de tu abuelo te agradecería me la hicieras llegar. un saludo

      Eliminar
  4. Quiereo decir gracias por las informaciones y las fotos. Mi abuelo trabajo por "La Vizcaina".
    Nekane - Bruselas

    ResponderEliminar